Jump to content
http://www.fish4kayak.com/ http://oceansproeyewear.com// JJPescaSport.com
http://www.parapesca.com/ https://www.pescamarsada.com/ http://www.formulapesca.com
Conéctate para seguir esto  
  • entradas
    115
  • comentarios
    72
  • visitas
    136908

En el nombre del pez

Miguel SHS

332 visitas

Narración escrita por Miguel SHS, la primera publicación es a fecha de hoy en este blog del foro Pesca Mediterráneo 2.

Narraciones y relatos.

( Por Miguel SHS ) Junio - 2012

El nombre del pez

Año 2071 en algún lugar del mar Mediterráneo.

Horacio descansa, cerca del mar donde terminan las olas y lucha la tierra, como hicieron y hacen desde el principio de la creación, absortos en su batalla épicos contrincantes, algo no ha cambiado en ese desafío constante entre mar y tierra, el tercer invitado no hace muchos siglos se unió a esta épica batalla, el hombre puso el punto a la i en su necesidad y codicia por la supervivencia, por estar latente en la historia.

La mirada de Horacio divaga en la inmensidad exigua que se abre ante él, la mar se abre como antaño tranquila, pero con sus secretos absorbidos por la histórica y frenética carrera de la evolución humana, paciente el pescador mira el extremo de su caña estática, el cascabel punta de lanza, herencia de generaciones, desprende tenues brillos cuando el sol matinal acaricia la piel fría de metal como gritos silenciosos regala destellos que nacen y mueren en cada instante, mudo testigo de aquellos tiempos que lo hacían un epicentro de sorpresas y emociones, el cascabel descansa, como lo hacen la mayoría de las especies marinas.

Horacio recuerda una vez más, como un paso que das delante de otro esperando recorrer un viaje de mil kilómetros, mientras sus ojos instintivamente se rasgan de pensar y se convierten en una línea tan delgada y frágil como la propia esencia.

Rememora lo perdido, sin darse cuenta sus labios se abren aspirando la brisa que acaricia su rostro, algo no se a perdido, la compañía del mar que a su lado parece reclamar esas vivezas que le quitaron, brillantes destellos de sabia vida llamada mar salpican su cuerpo recio, como invitándole ha pertenecer a él, brazos de espuma sin forma reclaman existencia que le fue arrebatada sin consideración ni considerar el ahora y el mañana, se muestra ante los ojos la minúscula existencia junto al mar.

Hace décadas, la demanda y múltiples interesados por las riquezas marinas, en su frenesí acaparador, olvidaron algún detalle circunstancial en el ciclo vital,se desentendieron de la primera ley esencial en la supervivencia de cualquier especie: Coexistencia.

Algo en la cadena se rompió hace tiempo sin gritar,sin reclamar su derecho a nombre, se fueron extinguiendo especies marinas una detrás de otra sin remedio con un último aliento, en ese momento íntimo entre el pescador y el medio, como las especies predecesoras en la tierra, nada para lo que los ojos no ven ni el corazón siente, cuando el interés está por encima.

El mar se desangró sin defenderse, nadie entendía sus náuseas, perdió a seres y existencias difuminadas en la codicia de unos precios mercantiles cada vez más disolutos, como se pierden las estrellas cada noche al nacer el día pero esa vez sin derecho a volver, empuja la oscuridad al recuerdo, eterno día.

Ensimismado en sus pensamientos Horacio cree sentir el tintineo del cascabel se despierta una punzada sin procedencia definida, al igual que sus antecesores el instinto le hace girar la cabeza, el corazón explota en una cometida dentro de su pecho, el carrete empieza a liberar hilo los metros de salida del pelo van sumando en la pantalla digital del carrete, el led verde le confirma que la resistencia del pez es superior a la mínima general impuesta y esta vez el anzuelo automatizado no se abrirá , firme y seguro aferra la caña, se fusionó el último órgano de su cuerpo, el Norte se ha perdido con el primer sonido metálico, cuánto tiempo hace que no toca escama?

Mira a su alrededor, la soledad enfundada en el desánimo de los que repudiaron el arte ancestral de pescar cabizbajos confundiéndose con la tierra de los que dejaron de acercarse al mar para obtener sus frutos cada vez más codiciados, le muestra que una vez más, como sucedió antaño, está solo ante el mar y el pez todo queda una vez más entre los últimos que decidieron no rendirse.

Ya se ve a lo lejos la figura del pez, saltan chispas del Mediterráneo el mar lo acompaña,donde está la adrenalina que invadía sus venas hace décadas?

Una sonrisa nace en sus labios, acaba de descubrir la paz interior, sea cual sea el pez,volverá al medio quedará este momento resguardado en el más profundo valle de los secretos, el pez necesita vivir, esta vez haremos las paces con el mar, recuerda la frase de su padre que a su vez se la dijo su abuelo:

Quien planta recoge.

Mientras acaricia las escamas frías del pez forzado a alejarse de su medio, sus ojos coinciden: Pez y hombre ojos de oro por ojos de fuego, mansamente el pez se escabulle de nuevo en su paraíso afloja la cadena Horacio, mientras el pescador con la sonrisa tatuada en la cara ve como desaparece en el mar esa vida, mira al horizonte a la inmensidad del mar convencido que el mediterráneo aún no ha dicho su última palabra.

Al llegar a casa ante el umbral le abre la puerta su hijo, avisado por los grandes pasos de papa, Horacio te olvidaste de dejar de sonreír!

Se funden en un abrazo, mientras cae de una de las manitas del niño el viejo librito de especies marinas, el padre le dice al hijo mirándolo a los ojos:

-Un día iremos a pescar, tengo algo que enseñarte.

Mientras afuera las olas siguen rasgando empujadas por el ímpetu de la mar conquistando palmo a palmo sin descanso las tierras que huelen a ella, la tierra rueda, rueda.

Horacio!

Duerme que la mar siempre está despierta.



2 Comentarios


Recommended Comments

Muy buenas MIguel:

Después de leer tu narración me quedan dos cosas claras:

1ª Que debes de presentarte al siguiente concurso del Foro para narraciones, de manera inexcusable. deacuerdo.gif

Y 2ª ¡Que eres una persona optimista! Lo cual celebro enormemente biggrin.gif. Yo soy más pesimista con respecto al estado de las cosas para esos tiempos

Un cordial saludo MIguel y que disfrutes ahora que todavía hay opciones. pescado3.gif

Compartir este comentario


Enlace al comentario

Gracias Alfonso por tus palabras, la creatividad florece cuando la apatía te abruma, hay personas que no saben estar de mero observador del día a día, en la actualidad el menguado trabajo, puede dar para muchas cosas, entre ellas la lectura y escritura.

Como decía Thomas Jefferson...Toma las cosas por el lado bueno

Añadiendo : y se feliz !

Compartir este comentario


Enlace al comentario

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión

×