Jump to content
https://www.geriones.com https://www.gpsnautico.com JJPescaSport.com
http://www.nautipol.com/ ESPACIO DISPONIBLE http://www.formulapesca.com
chatobarato

YO QUIERO PESCAR DORADAS

Recommended Posts

YO QUIERO PESCAR DORADAS – Por Chatobarato

Nunca olvidare aquel frió día de finales de Abril del73. El 25 había sido mi cumpleaños, cumplía 8 años, y entre mi abuelo y el Carmelo me habían regalado una caña de pescar. Era una caña de 2 piezas de bambú que ellos mismos habían cortado y secado" al bambú hay que darle su tiempo exacto de secado" decía mi abuelo, "como al jamón", añadía el Carmelo. Tenia 5 anillas de alambre de acero grueso perfectamente moldeadas; Una grande en la parte superior del primer tramo y cuatro mas, de mayor a menor en el tramo de la puntera; Estaban fijadas a la caña con hilo de palomar empapado en resina caliente y habían cubierto las ligaduras con cinta de cuero negro. El portacarretes era metálico, de una vieja caña del Carmelo, y que habían fijado a la caña del mismo modo que las anillas. Era la caña de pescar mas bonita del mundo.

Aquel día, tres después de mi cumpleaños, nos levantamos muy temprano, aun era de noche, hacia un frió terrible,casi me congelo mientras esperábamos en la calle a que llegara el Carmelo con su coche. Allí estaba yo, contra el portal, con mi abuelo delante de mi para protegerme del frió, con los ojos cerrados de sueño y abrazado a mi caña, pero feliz, muy feliz, iba a pescar con mi abuelo.

Llegamos a la mar al amanecer. Con las primeras luces y los focos del coche vi que era un sitio lleno de piedras, ¿aquí vamos a pescar? pregunte, "no, pero algo tendrán que comer los peces" respondió el Carmelo. Se bajaron los dos del coche y con un cubo que cogieron del maletero se fueron alejando hacia las piedras.No se cuanto tardaron pues yo me quede dormido en el coche, pero cuando volvieron el Carmelo dijo "hoy va a ser un buen día" ¿por que? le pregunte, "por que me lo ha dicho el mar" respondió.Yo me quede pensando sin entender lo que decía, "no le hagas mucho caso, ya sabes como es" me dijo mi abuelo.

La verdad es que no, no sabia como era. Sabia que era un hombre que hablaba raro, no solo por lo que decía si no, por como lo decía Años después entendí que su forma de hablar era, por que era de algún lugar de la provincia de Cadiz; Nunca supe cierto de donde. Mientras conducía hacia el lugar de pesca iba como murmullando una canción, sin que llegara a entender lo que decía,solo de vez en cuando se le adivinaba una palabra, la palomera. Sus manos cogidas al volante eran grandes, tenia la piel muy oscura y arrugada y siempre llevaba un purillo en la boca, medio encendido medio apagado, que en todos los años que lo conocí juraría que era el mismo.

Llegamos al sitio y sacamos las cosas del coche; Nos fuimos a una escollera que entraría unos 40 metros en el mar y nos fuimos a la punta; "Voy a por lo que queda" dijo mi abuelo, y el Carmelo se puso en una piedra que había en la punta del todo, se agacho y encendió su puro. Estaba allí, parado sin hacer nada, solo mirando el mar, ¿que haces? le pregunte; "Ven aquí" me dijo,fui a su lado y me agache junto a el, "¿oyes?" me pregunto; Yo me quede un instante casi sin respirar, tratando de escuchar, ¿ el que ? le pregunte, entonces me dijo algo que jamas olvidare y que aun hoy día trato de entender, "lo primero que tienes que hacer cuando vengas a pescar, es presentar tus respetos al mar, hablar con el, oír atentamente lo que te dice, leer en las olas y respirar la brisa; Has de saber que el mar tiene los peces, que son suyos y te los dará,solo si el quiere". Yo pensé que estaba un poco loco, pero daba igual, me caía bien; Estuvimos un ratito hay agachados, mirando el mar.

Ya de vuelta mi abuelo empezamos a preparar las cañas,destaparon el cubo cubierto con un trapo y me asome dentro para verlo que llevaban Habían cangrejos, mejillones, erizos, unas caracolas con unos bichos rojos dentro que me dijeron se llamaba ermitaño, y unas piedras muy raras, como de tierra seca que estaban llenas de agujeritos.

Mi abuelo cojio mi caña, le puso un carrete de esos de madera que parecen una rueda, me preparo la caña, cojio una de las piedras de agujeritos y me dijo "mira" golpeo la piedra contra el suelo y esta se partió; Dentro habían muchos gusanitos blancos pequeñitos,cojio uno y lo metió en un anzuelo hasta el hilo, luego puso otro gusano hasta tapar el anzuelo, "ves así" me dijo, cojio el hilo del anzuelo le hizo una lazada y lo engancho al enganche de metal que había puesto por debajo del plomo, y cubrió el enganche con un capuchón de plástico (vamos lo que hoy se conoce por enganche rápido y esta catalogado dentro de lo denominado surfcasting moderno; Moderno, jajaja, y hace casi 40 años ya lo usaban), luego me dijo "ves esa piedra grande debajo del agua, y esa otra de su derecha, pues justo en medio de las dos es donde tienes que tirar"; Me tiro el la primera vez advirtiéndome que prestara atención pues luego lo tendría que hacer yo solo.

Mi abuelo se fue a montar sus cañas, y el Carmelo que ya había tirado las suyas, se sentó junto a mi y empezó a tararear esa canción de la que solo se entendía, la palomera. Pasados unos instantes note un tironcito en la caña que tenia en mis manos, y de repente un tirón que casi me saca la caña de las manos, "han picado, han picado" empece a gritar mientras me puse de pie casi de un blinco; El Carmelo se puso detrás de mi y puso su mano encima del carrete, "tranquilo, tranquilo" me susurraba al oído, "sujetalo firme pero no estires" me decía; Aquello estiraba que daba gusto,¿que hago? preguntaba, "nada, solo aguantalo, que no se te unda para abajo pero tampoco lo subas" me decía el Carmelo. Estuve un rato aguantándolo, que a mi me parecieron horas, "cuando notes que afloja recoje un poco" me decía el Carmelo que no se movía de detrás de mi. Esto no afloja le decía yo, "ya aflojara, tranquilo que aflojara" el me tranquilizaba. Efectivamente aflojo y recoji tres vueltas de carrete, "vale, paralo hay y aguantalo" me dijo.Mi abuelo ya terminado lo suyo se unió a nosotros, "es grande, lo va a perder" dijo mi abuelo; Aquellas palabras sembraron mas nerviosismo en mi, no quería perderlo, era mi pez, mi primer pez. El Carmelo paso su brazo por mis hombros y me dijo al oído, "relajate, siente la caña, y tranquilo por que ese pescado es tuyo,haga lo que haga ya esta muerto"; Sentí como todo mi cuerpo se relajaba y notaba la caña como una prolongación de mi brazo, notaba hasta el mas mínimo movimiento del pez, hacia un lado hacia el otro,era mio, lo sabia, entonces lo sabia. Un poco mas de batalla y entonces lo vi, resplandeciente, como un espejo, gastando su ultimo aliento en una batalla que ya tenia vencedor, entregándose a una muerte que había vendido cara. El Carmelo metió la sacadera en el agua y lo pillo, lo saco del agua, desengancho la gameta lo cojio por las agallas y me dijo "toma tu trofeo". Lo coji fuerte por la agalla, era grande, enorme, "ves las rayas en el costado y la mancha negra en la cola, es un sargo" dijo mi abuelo; Yo no podía ver nada, tenia los ojos llenos de lagrimas.

El Carmelo cojio la romana y lo peso, "980 gr. buena pieza" dijo,entonces mi abuelo empezó a gritar, " Carmelo la caña, la caña",me gire y vi una de las cañas del Carmelo completamente doblada. Ellos llevaban cañas de tres tramos, con los dos primeros de bambú y la puntera de fibra y los carretes eran unos sagarra (en aquella época lo mejor de lo mejor). El Carmelo tiro la romana y el sargo dentro del capazo, corrió hacia la caña, la cojio y freno un poco el carrete que no paraba de soltar hilo, pego un ligero tirón hacia atrás y volvió a abrir el carrete. Se giro y dijo "Paco (así se llamaba mi abuelo) esta es buena, pero buena buena"; Empezó a andar hacia atrás mientras el carrete seguía soltando hilo; A ratos paraba de salir hilo, entonces el recojia y cuando volvía a sacar hilo dejaba de recoger, mientras seguía caminando de espaldas saliendo de la escollera y miraba a mi abuelo y le decía, "Paco pixa, que bien vas a cenar esta noche" y los dos se reían Cuando llego a la playa, se retiro bastante de la escollera y dijo casi gritando, "bueno preciosa, empieza el baile"; Yo estaba allí, de pie junto a el y a mi abuelo que llevaba la sacadera en la mano,entonces nos dijo, "retiraros un poco y observar a un viejo lobo de mar, sobre todo tu pequeño grumete". Me aparte un poco, me senté en el suelo y os aseguro que tuve el privilegio de asistir a la mejor batalla que he podido ver en mis casi 40 años pescando. Ahora con la experiencia lo entiendo, lo valoro, lo se. Aquello era arte, no se puede llamar de otra manera; El Carmelo tenia la caña cogida con una mano a la altura del carrete y la otra a la altura de la primera anilla, sin tocar el carrete, con la caña paralela al mar; Caminaba hacia atrás unos 6/7 metros y luego caminaba hacia delante recogiendo linea, "ven preciosa, ven con papa" decía. Después de un buen rato mi abuelo grito, "vaya bicho Carmelo, vaya bicho" y este le respondió " que te he dicho Paco, que te he dicho; Me puse de pie, me arrime a la orilla y entonces la vi, estaba delante de mi,el pez mas impresionante que había visto en mi vida, ni las veces que mi abuelo y el Carmelo me habían llevado a la lonja había visto nada igual, era sencillamente majestuosa.

Mi abuelo se metió en el agua con la sacadera y entonces ocurrió algo que me marco y mucho. El Carmelo le dijo a mi abuelo que la dejara, que no usara la sacadera, decía "no Paco,así no; Me la tiene que dar el mar", yo no entendía nada, se iba a escapar, pero no, el Carmelo lo quería así, el era así, y aprovechando un golpe de ola, la mar se la entrego, la dejo a sus pies, como haciéndolo merecedor de tan digno trofeo.

El Carmelo se agacho, la cojio por la agalla y la mostró al mar diciendo "gracias compañero".

La pesamos con la vieja romana, 8`200 kg. Si, si, digo bien, 8 kilos y 200 gramos. IMPRESIONANTE.

Ese día sacamos varias piezas mas, yo saque varios sargos y ellos sacaron varias mabras y alguna que otra dorada de buen ver.

A la semana siguiente volvimos a pescar. Mi abuelo me pregunto "te acuerdas como se monta la caña ò te ayudo", si me acuerdo, le respondí, pero yo no quiero pescar en las piedras, yo quiero lanzar; Mi abuelo me dijo que con ese carrete no podía lanzar, entonces el Carmelo se me acerco y me pregunto, "¿para que quieres lanzar?",y yo le respondí, por que YO QUIERO PESCAR DORADAS. El sonrió, fue a su capazo, saco uno de sus sagarras y me dijo, "toma, te lo regalo".

Desde entonces no he hecho otra cosa; Ir a buscar a la reina, por que se que esta hay, y que algún día el mar me la dará, que premiara mi constancia y me hará merecedor de su mas valioso y preciado trofeo, que la arrojara a mis pies como la arrojo a los pies del Carmelo, por que cuando eso ocurra, al igual que el en su día, yo tampoco usare sacadera.

Hoy día, cada vez que voy a pescar antes de montar mi equipo, me quedo un rato en la orilla mirando el mar. No compañeros,no tenéis que preocuparos por mi salud mental; No lo hago para presentar mis respetos al mar, ni para hablar con el, ni para oír loque me tenga que decir, ni para leer las olas, aunque si respiro la brisa, lo hago recordando y añorando a una gran hombre, una excelente persona y un inmejorable pescador, que hizo de la pesca su forma de vida y de la pesca de la dorada su pasión.

Descanse en paz, aunque se que andará por hay, entre el oleaje de algún océano infinito, tarareando su canción, con su puro medioencendido medioapagado, siempre en busca de como el la llamaba, la reina.

PD.-La palomera era una barca de pesca gaditana en la que el Carmelo faenaba de joven y que naufrago en un temporal en el estrecho y del cual solo el Carmelo y dos compañeros mas sobrevivieron.

Editado por chatobarato
  • Like 1

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

muy bonito, si la primera que viste era de ese tamaño ya ves... que bonita primera impresión.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

muy bonito, si la primera que viste era de ese tamaño ya ves... que bonita primera impresión.

Habia visto muchas antes que las traia mi abuelo, tambien habia visto muchas en lonja, pero era la primera que veia una de ese tamaño, ademas era la primera vez que salia a pescar. Han pasado casi 40 años y mantengo la imagen en mi memoria como el primer dia. Hay cosas que te marcan de por vida y me alegro que esta haya sido una de ellas. Un saludo

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

bowdown.gif muy buen relato!!

vaya 1er pescao que vistes sacar punk.gif, creo que no lo vere en la vida!

saludos pescado3.gif

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

bowdown.gif muy buen relato!!

vaya 1er pescao que vistes sacar punk.gif, creo que no lo vere en la vida!

saludos pescado3.gif

Solo un consejo, constancia. Estan hay, en el mar. Hace 3 años una barca de castellon saco 22.000 kilos de doradas, pidio ayuda a otras barcas que estaban faenando por la zona y unas sacaron 15.000 kilos, otras 12.000, etc, etc. Entre las capturas habian muchisimas de mas de 9 kilos; Una caja de pescado era una dorada. Yo seguire buscandola y quizas no la encuentre nunca, pero me da igual; Esa obsesion, esa ilusion me lleva a la orilla de la mar, y mientras sea capaz de ir hasta alli, seguire buscandola.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Qué gran suerte la tuya, menuda iniciación.

Muchísimas gracias por hacernos partícipes de ello.

Salud y buena pesca.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Precioso relato... GRACIASSSS :bowdown: :bowdown: :bowdown:

saludoss

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

He disfrutado leyendo este relato :bowdown: :bowdown: gacias por compartirlo

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

gracias por ese relato casi me hace llorar,mea impresionado mucho saludos

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Joder los pelos de punta,emocionante ahora es raro ver alguna que pase de3 kg pero entonces si me acuerdo de mi tio en el puerto de castellon en el faro antiguo,pescando a la lecha sacaron una de 22kg con sardina, yo era pequeño pero alucine como tiraba ese animal ,impresionante mas de 1 hora para sacar el bicho del mar con cañas ni parecidas a las que usamos ahora ni carretes como los de ahora, pero habia pescado en el mar , al alcance de nuestras cañas.Hoy por hoy hay que conformarse con lo que hay , mabras sarguetes y doradas que aunque nos parezcan grandes no tiene nada que ver con las de antaño, Quitando en el sur de españa que alguna bien gorda sale (raul mario ) un krack o suerte de vivir en cadiz una de dos.

hay que insistir un dia nos tocara esa DORADA que no cabe en el horno .

buena pesca y que todos la veamos :ok:

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Joder los pelos de punta,emocionante ahora es raro ver alguna que pase de3 kg pero entonces si me acuerdo de mi tio en el puerto de castellon en el faro antiguo,pescando a la lecha sacaron una de 22kg con sardina, yo era pequeño pero alucine como tiraba ese animal ,impresionante mas de 1 hora para sacar el bicho del mar con cañas ni parecidas a las que usamos ahora ni carretes como los de ahora, pero habia pescado en el mar , al alcance de nuestras cañas.Hoy por hoy hay que conformarse con lo que hay , mabras sarguetes y doradas que aunque nos parezcan grandes no tiene nada que ver con las de antaño, Quitando en el sur de españa que alguna bien gorda sale (raul mario ) un krack o suerte de vivir en cadiz una de dos.

hay que insistir un dia nos tocara esa DORADA que no cabe en el horno .

buena pesca y que todos la veamos :ok:

Cuanta razon tienes compañero, antes habia pescado, mucho. Era imposible que un pescador se fuera a casa de vacio, y que buenas piezas. Solo te dire que tendria yo unos 20 años, estabamos pescando en los bloques del puerto de burriana, donde hace la curva. Estabamos dos colegas y yo; Desde las 11 de la mañana a las 8 de la tarde cojimos 42 doradas, varias de ellas de mas de 4 kilos, 2 dentones (uno de casi 5 kilos y otro de mas de 3 ) varios sargos guapos y otros mas pequeños, un monton de mabras è incluso varios lenguados. Eso eran pesquerones.

Saludos

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

chato, menuda historia!!!!! :untitled::bowdown: :bowdown: :bowdown:

de la manera que la cuentas haces sentirlo como si estuviera alli jeje

ami tambien me paso algo parecido pero en una quedada de calar el cebo,sacaron una manta impresionante de 78kg, yo nunca habia visto nada parecido ni en las lonjas y tambien dije "YO QUIERO PESCAR ESO"

de momento lo mas grande que e sacado esta sobre los 40 kilos pero no dejo de intentar superarme.....haver si algun dia llega esa pelea de varias horas con una bestia de las que ke estan en nuestro mar.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

chato, menuda historia!!!!! :untitled::bowdown: :bowdown: :bowdown:

de la manera que la cuentas haces sentirlo como si estuviera alli jeje

ami tambien me paso algo parecido pero en una quedada de calar el cebo,sacaron una manta impresionante de 78kg, yo nunca habia visto nada parecido ni en las lonjas y tambien dije "YO QUIERO PESCAR ESO"

de momento lo mas grande que e sacado esta sobre los 40 kilos pero no dejo de intentar superarme.....haver si algun dia llega esa pelea de varias horas con una bestia de las que ke estan en nuestro mar.

Joder Oscar, una manta de 78 kg mas que una manta ya es un edredon, jajaja, menudo bicho. Yo una vez en el puerto de burriana, clave una (bueno yo creo que era una manta) y no hubo manera de arrimarla pero ni un palmo. Me cojio velocidad de crucero para fuera y me toco cortar por que me dejaba sin hilo; Y en el mismo puerto coji un dorado de 11 kg. con linea del 0'25 y gameta de nylon del 0'40, pescando al llobarro con vivo, y no me partio, jajaja, venia cojido del lateral de la boca y no podia morder la linea.

Algunas veces pesco por diversion pero casi siempre lo hago por devocion, buscando doradas gordas; Son mi pasion y lo que me lleva a la orilla de la mar.

Haber si te llega pronto esa pelea con la bestia y nos la puedes contar, aunque lo que sacaste de 40 kg tambien te daria un rato de trabajo eh, jajaja.

Un saludo campeon

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Hola,es de las cosas mas bonitas y emocionantes que e leido jamas en el tema de la pesca...ademas lo cuentas impresionante ,bonita anecdota...ademas es un buen referente para tu vida.

Ese hombre deja muy buenos mensajes que el actual pescador se lo pasa por abajo,poca gente respeta el mar,cada vez hay mas basura,esta mas explotada...

Bueno me quedo con lo bueno que nos da el mar,para mi el mar hoy en dia es todo sin el mar no podria practicar mis aficciones que son pescar/bucear y practicar surf e ir a relajarme.

Bueno Un Saludo y Feliz Navidad y deseando que llege marzo para empezar a buscar a las campeonas de franjas doraa

Editado por no_friends

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

:bowdown: Magnífico, Chato

Estoy lejos de la playa, en Madrid, y me has hecho recordar las noches de pesca en las playas de La Manga.... aunque nunca he sacado doradas de más de 1,5 kg.

Me ha impresionado tu narrativa

Te podías cambiar el nick por "ken Follett de Castellón"

Saludos

:bowdown:

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Gracias compañeros. Es una experiencia que queria, que me apetecia compartir con todos vosotros.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Que historia mas chula, casi me veia yo en la playa con vosotros mientras lo iba leyendo jeje, muy chulo y muy bien contado. Gracias.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Chato, felicidades por compartir esta bonita historia, me ha emocionado y hasta se me ha hecho corta.

Bonito homenaje a tu Abuelo y "al" Carmelo.

Un fuerte abrazo.

Editado por manuvalencia

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

YO QUIERO PESCAR DORADAS – Por Chatobarato

precioso relato de un dia de pesca y como se forjo un pescador ,casi me saltan las lagrimas,por que lo estava leyendo y

al mismo tiempo lo estava viviendo.que descanse enpaz tu amigo y querido carmelo ,porque un ser asi nunca muere

Nunca olvidare aquel frió día de finales de Abril del73. El 25 había sido mi cumpleaños, cumplía 8 años, y entre mi abuelo y el Carmelo me habían regalado una caña de pescar. Era una caña de 2 piezas de bambú que ellos mismos habían cortado y secado" al bambú hay que darle su tiempo exacto de secado" decía mi abuelo, "como al jamón", añadía el Carmelo. Tenia 5 anillas de alambre de acero grueso perfectamente moldeadas; Una grande en la parte superior del primer tramo y cuatro mas, de mayor a menor en el tramo de la puntera; Estaban fijadas a la caña con hilo de palomar empapado en resina caliente y habían cubierto las ligaduras con cinta de cuero negro. El portacarretes era metálico, de una vieja caña del Carmelo, y que habían fijado a la caña del mismo modo que las anillas. Era la caña de pescar mas bonita del mundo.

Aquel día, tres después de mi cumpleaños, nos levantamos muy temprano, aun era de noche, hacia un frió terrible,casi me congelo mientras esperábamos en la calle a que llegara el Carmelo con su coche. Allí estaba yo, contra el portal, con mi abuelo delante de mi para protegerme del frió, con los ojos cerrados de sueño y abrazado a mi caña, pero feliz, muy feliz, iba a pescar con mi abuelo.

Llegamos a la mar al amanecer. Con las primeras luces y los focos del coche vi que era un sitio lleno de piedras, ¿aquí vamos a pescar? pregunte, "no, pero algo tendrán que comer los peces" respondió el Carmelo. Se bajaron los dos del coche y con un cubo que cogieron del maletero se fueron alejando hacia las piedras.No se cuanto tardaron pues yo me quede dormido en el coche, pero cuando volvieron el Carmelo dijo "hoy va a ser un buen día" ¿por que? le pregunte, "por que me lo ha dicho el mar" respondió.Yo me quede pensando sin entender lo que decía, "no le hagas mucho caso, ya sabes como es" me dijo mi abuelo.

La verdad es que no, no sabia como era. Sabia que era un hombre que hablaba raro, no solo por lo que decía si no, por como lo decía Años después entendí que su forma de hablar era, por que era de algún lugar de la provincia de Cadiz; Nunca supe cierto de donde. Mientras conducía hacia el lugar de pesca iba como murmullando una canción, sin que llegara a entender lo que decía,solo de vez en cuando se le adivinaba una palabra, la palomera. Sus manos cogidas al volante eran grandes, tenia la piel muy oscura y arrugada y siempre llevaba un purillo en la boca, medio encendido medio apagado, que en todos los años que lo conocí juraría que era el mismo.

Llegamos al sitio y sacamos las cosas del coche; Nos fuimos a una escollera que entraría unos 40 metros en el mar y nos fuimos a la punta; "Voy a por lo que queda" dijo mi abuelo, y el Carmelo se puso en una piedra que había en la punta del todo, se agacho y encendió su puro. Estaba allí, parado sin hacer nada, solo mirando el mar, ¿que haces? le pregunte; "Ven aquí" me dijo,fui a su lado y me agache junto a el, "¿oyes?" me pregunto; Yo me quede un instante casi sin respirar, tratando de escuchar, ¿ el que ? le pregunte, entonces me dijo algo que jamas olvidare y que aun hoy día trato de entender, "lo primero que tienes que hacer cuando vengas a pescar, es presentar tus respetos al mar, hablar con el, oír atentamente lo que te dice, leer en las olas y respirar la brisa; Has de saber que el mar tiene los peces, que son suyos y te los dará,solo si el quiere". Yo pensé que estaba un poco loco, pero daba igual, me caía bien; Estuvimos un ratito hay agachados, mirando el mar.

Ya de vuelta mi abuelo empezamos a preparar las cañas,destaparon el cubo cubierto con un trapo y me asome dentro para verlo que llevaban Habían cangrejos, mejillones, erizos, unas caracolas con unos bichos rojos dentro que me dijeron se llamaba ermitaño, y unas piedras muy raras, como de tierra seca que estaban llenas de agujeritos.

Mi abuelo cojio mi caña, le puso un carrete de esos de madera que parecen una rueda, me preparo la caña, cojio una de las piedras de agujeritos y me dijo "mira" golpeo la piedra contra el suelo y esta se partió; Dentro habían muchos gusanitos blancos pequeñitos,cojio uno y lo metió en un anzuelo hasta el hilo, luego puso otro gusano hasta tapar el anzuelo, "ves así" me dijo, cojio el hilo del anzuelo le hizo una lazada y lo engancho al enganche de metal que había puesto por debajo del plomo, y cubrió el enganche con un capuchón de plástico (vamos lo que hoy se conoce por enganche rápido y esta catalogado dentro de lo denominado surfcasting moderno; Moderno, jajaja, y hace casi 40 años ya lo usaban), luego me dijo "ves esa piedra grande debajo del agua, y esa otra de su derecha, pues justo en medio de las dos es donde tienes que tirar"; Me tiro el la primera vez advirtiéndome que prestara atención pues luego lo tendría que hacer yo solo.

Mi abuelo se fue a montar sus cañas, y el Carmelo que ya había tirado las suyas, se sentó junto a mi y empezó a tararear esa canción de la que solo se entendía, la palomera. Pasados unos instantes note un tironcito en la caña que tenia en mis manos, y de repente un tirón que casi me saca la caña de las manos, "han picado, han picado" empece a gritar mientras me puse de pie casi de un blinco; El Carmelo se puso detrás de mi y puso su mano encima del carrete, "tranquilo, tranquilo" me susurraba al oído, "sujetalo firme pero no estires" me decía; Aquello estiraba que daba gusto,¿que hago? preguntaba, "nada, solo aguantalo, que no se te unda para abajo pero tampoco lo subas" me decía el Carmelo. Estuve un rato aguantándolo, que a mi me parecieron horas, "cuando notes que afloja recoje un poco" me decía el Carmelo que no se movía de detrás de mi. Esto no afloja le decía yo, "ya aflojara, tranquilo que aflojara" el me tranquilizaba. Efectivamente aflojo y recoji tres vueltas de carrete, "vale, paralo hay y aguantalo" me dijo.Mi abuelo ya terminado lo suyo se unió a nosotros, "es grande, lo va a perder" dijo mi abuelo; Aquellas palabras sembraron mas nerviosismo en mi, no quería perderlo, era mi pez, mi primer pez. El Carmelo paso su brazo por mis hombros y me dijo al oído, "relajate, siente la caña, y tranquilo por que ese pescado es tuyo,haga lo que haga ya esta muerto"; Sentí como todo mi cuerpo se relajaba y notaba la caña como una prolongación de mi brazo, notaba hasta el mas mínimo movimiento del pez, hacia un lado hacia el otro,era mio, lo sabia, entonces lo sabia. Un poco mas de batalla y entonces lo vi, resplandeciente, como un espejo, gastando su ultimo aliento en una batalla que ya tenia vencedor, entregándose a una muerte que había vendido cara. El Carmelo metió la sacadera en el agua y lo pillo, lo saco del agua, desengancho la gameta lo cojio por las agallas y me dijo "toma tu trofeo". Lo coji fuerte por la agalla, era grande, enorme, "ves las rayas en el costado y la mancha negra en la cola, es un sargo" dijo mi abuelo; Yo no podía ver nada, tenia los ojos llenos de lagrimas.

El Carmelo cojio la romana y lo peso, "980 gr. buena pieza" dijo,entonces mi abuelo empezó a gritar, " Carmelo la caña, la caña",me gire y vi una de las cañas del Carmelo completamente doblada. Ellos llevaban cañas de tres tramos, con los dos primeros de bambú y la puntera de fibra y los carretes eran unos sagarra (en aquella época lo mejor de lo mejor). El Carmelo tiro la romana y el sargo dentro del capazo, corrió hacia la caña, la cojio y freno un poco el carrete que no paraba de soltar hilo, pego un ligero tirón hacia atrás y volvió a abrir el carrete. Se giro y dijo "Paco (así se llamaba mi abuelo) esta es buena, pero buena buena"; Empezó a andar hacia atrás mientras el carrete seguía soltando hilo; A ratos paraba de salir hilo, entonces el recojia y cuando volvía a sacar hilo dejaba de recoger, mientras seguía caminando de espaldas saliendo de la escollera y miraba a mi abuelo y le decía, "Paco pixa, que bien vas a cenar esta noche" y los dos se reían Cuando llego a la playa, se retiro bastante de la escollera y dijo casi gritando, "bueno preciosa, empieza el baile"; Yo estaba allí, de pie junto a el y a mi abuelo que llevaba la sacadera en la mano,entonces nos dijo, "retiraros un poco y observar a un viejo lobo de mar, sobre todo tu pequeño grumete". Me aparte un poco, me senté en el suelo y os aseguro que tuve el privilegio de asistir a la mejor batalla que he podido ver en mis casi 40 años pescando. Ahora con la experiencia lo entiendo, lo valoro, lo se. Aquello era arte, no se puede llamar de otra manera; El Carmelo tenia la caña cogida con una mano a la altura del carrete y la otra a la altura de la primera anilla, sin tocar el carrete, con la caña paralela al mar; Caminaba hacia atrás unos 6/7 metros y luego caminaba hacia delante recogiendo linea, "ven preciosa, ven con papa" decía. Después de un buen rato mi abuelo grito, "vaya bicho Carmelo, vaya bicho" y este le respondió " que te he dicho Paco, que te he dicho; Me puse de pie, me arrime a la orilla y entonces la vi, estaba delante de mi,el pez mas impresionante que había visto en mi vida, ni las veces que mi abuelo y el Carmelo me habían llevado a la lonja había visto nada igual, era sencillamente majestuosa.

Mi abuelo se metió en el agua con la sacadera y entonces ocurrió algo que me marco y mucho. El Carmelo le dijo a mi abuelo que la dejara, que no usara la sacadera, decía "no Paco,así no; Me la tiene que dar el mar", yo no entendía nada, se iba a escapar, pero no, el Carmelo lo quería así, el era así, y aprovechando un golpe de ola, la mar se la entrego, la dejo a sus pies, como haciéndolo merecedor de tan digno trofeo.

El Carmelo se agacho, la cojio por la agalla y la mostró al mar diciendo "gracias compañero".

La pesamos con la vieja romana, 8`200 kg. Si, si, digo bien, 8 kilos y 200 gramos. IMPRESIONANTE.

Ese día sacamos varias piezas mas, yo saque varios sargos y ellos sacaron varias mabras y alguna que otra dorada de buen ver.

A la semana siguiente volvimos a pescar. Mi abuelo me pregunto "te acuerdas como se monta la caña ò te ayudo", si me acuerdo, le respondí, pero yo no quiero pescar en las piedras, yo quiero lanzar; Mi abuelo me dijo que con ese carrete no podía lanzar, entonces el Carmelo se me acerco y me pregunto, "¿para que quieres lanzar?",y yo le respondí, por que YO QUIERO PESCAR DORADAS. El sonrió, fue a su capazo, saco uno de sus sagarras y me dijo, "toma, te lo regalo".

Desde entonces no he hecho otra cosa; Ir a buscar a la reina, por que se que esta hay, y que algún día el mar me la dará, que premiara mi constancia y me hará merecedor de su mas valioso y preciado trofeo, que la arrojara a mis pies como la arrojo a los pies del Carmelo, por que cuando eso ocurra, al igual que el en su día, yo tampoco usare sacadera.

Hoy día, cada vez que voy a pescar antes de montar mi equipo, me quedo un rato en la orilla mirando el mar. No compañeros,no tenéis que preocuparos por mi salud mental; No lo hago para presentar mis respetos al mar, ni para hablar con el, ni para oír loque me tenga que decir, ni para leer las olas, aunque si respiro la brisa, lo hago recordando y añorando a una gran hombre, una excelente persona y un inmejorable pescador, que hizo de la pesca su forma de vida y de la pesca de la dorada su pasión.

Descanse en paz, aunque se que andará por hay, entre el oleaje de algún océano infinito, tarareando su canción, con su puro medioencendido medioapagado, siempre en busca de como el la llamaba, la reina.

PD.-La palomera era una barca de pesca gaditana en la que el Carmelo faenaba de joven y que naufrago en un temporal en el estrecho y del cual solo el Carmelo y dos compañeros mas sobrevivieron.

Editado por jusues1969

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Cuanta razon tienes. Alguien como el Carmelo te cala tan tan adentro, que lo llevas durante toda la vida dentro de ti; Y me alegro de que asi sea.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Hola chatobarato y de mas foreros ,yo no soy ningun pescador de alto nivel pero si soy muy constante,gracias por tu historia y por querer compartirla ,la verdad es que me a llegado por tambien mis comienzos con mi padre y la epoca de los segarras y si la verdad es que cuando pescabamos disfrutavamos mucho gracias chatobarato me as echo recordar mis comienzos con mi padre,MUCHAS GRACIAS.:ok:

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

gracias por comparir y hacernos participes de esta estupenda vivencia que as tenido y que sin duda no olvidaras en la vida

un saludo

agustin v g

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión

×