Jump to content
  • Lo que deberías saber de los skipping lures (y como pescar mas)

       (0 reviews)

    Ha llovido bastante desde que hace ya algunos años, tentando a anjovas y palometones en el Delta del Ebro tuve mi primer contacto con este señuelo y debo confesar que, durante algún tiempo, a tenor de los mediocres resultados obtenidos, no fue precisamente santo de mi devoción. A pesar de las tantas excelencias escuchadas de numerosos aficionados a la pesca en superficie (entre los que este señuelo tiene auténticos devotos y desata desaforadas pasiones), personalmente, durante mis jornadas de pesca, tras realizar unos escasos lanzamientos normalmente lo descartaba, pues a pesar de resultar infalible “levantando pescado”, a mi parecer fallaba muchas picadas y, por tanto, consideraba que su efectividad dejaba mucho que desear. Como ocurre habitualmente, el tiempo y la práctica lo ponen todo en su lugar y acabaron por quitarme la razón, proporcionándome a su vez una lección inestimable.

    En numerosas ocasiones damos por sentado que un señuelo está sobrevalorado y que en realidad resulta mediocre, sin pararnos a pensar en el motivo por el que, personalmente no conseguimos sacarle buen partido.  Normalmente esta situación se suele dar por dos causas, la primera y más habitual se debe a la falta de confianza en dicho señuelo, realizando por nuestra parte un escaso empleo  del mismo (como bien especifica el famoso dicho popular “el señuelo que pesca es el que está en el agua”) y un segundo motivo y también importante puede ser emplear una deficiente técnica de manejo del señuelo,  circunstancia  que nos limita, impidiéndonos extraerle el máximo potencial y reduciendo a su vez nuestro número de capturas. Afortunadamente el inevitable ensayo-error y los sabios consejos de algunos excelentes pescadores me permitieron redescubrir esta joya, una auténtica máquina de pescar, que desde entonces nunca falta en mi caja de pesca y que, por norma, en la actualidad resulta mi primera opción para la pesca en superficie.

    skipping_lures2.jpg

    SKIPPING LURE, DATOS BÁSICOS
    El skipping lure es un señuelo de diseño simplista. Su cuerpo, compacto y pesado, tiene forma romboidal o ahusada y ligeramente alargada y en su extremo inferior va pertrechado con un gran anzuelo o triple, unido al señuelo a través de una anilla. Su decoración depende en gran medida del modelo, en los más clásicos ésta es muy básica, ya que suelen presentar una coloración monocromática o a lo sumo, con un par de colores, en cambio, en algunos modelos novedosos resulta muy sofisticada, imitando a un pez herido o incluso mutilado y reflejando hasta el más mínimo detalle. En acción de pesca resultan muy eficaces los colores: blanco, perla, azul, azul y blanco, rosa y cromado. Algunos modelos incorporan tiras reflectantes o de vivos colores unidas al anzuelo a fin de aumentar su vistosidad. Su diseño aerodinámico y elevado peso nos permiten realizar grandes lanzamientos, resultando un señuelo ideal, por sus características y forma de empleo, para la pesca en superficie de grandes predadores marinos.

    Durante la recogida genera un gran alboroto que difícilmente pasa desapercibido a los ojos de los predadores que lo confunden con una presa que escapa, situación que los incita sobremanera, provocando vistosas carreras y furiosos ataques tras el señuelo que hacen de esta pesca un auténtico espectáculo. Se trata, además, como hemos comentado, de uno de los engaños de superficie que más pescado “levanta”, empleándose en nuestro país casi exclusivamente para la pesca de la anjova y el palometón, aunque también resulta muy eficaz, a pesar de estar infrautilizado, con atunes, bacoretas, grandes bonitos, serviolas, lampugas y grandes espetones; en el trópico son muy numerosas las especies susceptibles de ser capturadas con este señuelo.

    CUÁNDO Y DÓNDE
    La pesca en superficie de grandes predadores en nuestro país, debido a nuestro clima, tiene un carácter estacional. Si queremos practicarla con ciertas garantías de éxito, deberemos desarrollarla durante los meses más cálidos del año, entre mayo y noviembre y aún más, si optamos por el empleo de skipping lures, ya que, de entre todos los señuelos de superficie, estos modelos son de los que se cobran a mayor velocidad y por tanto, resultan idóneos para la captura de los peces más activos. Las mejores horas para pescar con este señuelo son, por lo general, las primeras y últimas del día, aunque es posible realizar capturas a cualquier hora del día e incluso de la noche.

    La elección del enclave adecuado donde lanzar nuestros señuelos es primordial si pretendemos gozar de éxito en esta pesca tan selectiva. Los grandes ejemplares, susceptibles de ser capturados en superficie, no abundan y si escogemos una zona poco o nada adecuada, corremos el riesgo de acabar lesionados, literalmente, con el brazo “roto” de lanzar una y otra vez este señuelo tan pesado, sin obtener resultado alguno. Si bien pescando desde orilla podemos tener éxito en cuanto a capturas se refiere, no dejaremos de estar limitados, ya que para sacarle el máximo potencial a este tipo de pesca resulta preferible batir mucha agua y visitar los diversos ambientes y puntos calientes (desembocaduras, playas, boyas, desniveles, etc.) donde suelen moverse estas especies, lo que nos resultará mucho más fácil si practicamos nuestra actividad desde una embarcación.

    skipping_lures3.jpg

    LOS MEJORES ENCLAVES DONDE EMPLEAR ESTE SEÑUELO POR LO GENERAL SON:

    • Desembocaduras de ríos y canales: lugares muy ricos en nutrientes que atraen a todo tipo de peces pasto y, tras ellos, a sus depredadores, siendo sus aguas salobres muy querenciosas para anjovas y palometones. Resulta muy interesante prospectar las zonas donde se mezcla el agua dulce con la salada, donde existen contrastes de color y las playas contiguas a uno u otro lado de la desembocadura, lugares donde cazan normalmente estas especies. Especialmente productivo es el canal, algo más profundo, que se forma bajo el agua, normalmente, en medio del cauce, lugar donde se acumula el pescado. A ciertos metros de la desembocadura, donde el agua se torna más salada, también podemos encontrar otras especies de interés: grandes espetones, bonitos, bacoretas, lampugas, etc.
    • Bahías: zonas querenciosas donde podemos encontrar gran abundancia de anjovas y palometones, especialmente en primavera y otoño. Resulta ideal, si sopla un poco de viento, realizar derivas en distintos puntos de la bahía hasta dar con el pescado. Vadeando también podemos realizar buenas capturas, siempre que seamos capaces de lanzar hacia aguas con cierto calado.
    • Roquedos, espigones y puertos: lugares de paso y refugio de numerosas especies menores y por tanto territorio óptimo de caza de numerosos predadores. Algunas estructuras penetran bastantes metros en el mar y por tanto son un paso obligado de numerosas especies costeras en su devenir diario (anjovas, palometones, espetones, etc.), además nos permiten acceder a zonas de un mayor calado, frecuentadas por peces de aguas azules (bonitos, lampugas, etc.), especies que normalmente, se muestran inaccesibles desde costa, resultando el mejor lugar para la pesca, el extremo que da a mar abierto. En las inmediaciones de estas estructuras se forman esporádicamente pajareras, algunas veces a tiro de caña. Resultan enclaves excelentes para la pesca de superficie desde costa.
    • Playas: zonas de paso y territorio de caza de palometones y anjovas. Podemos pescarlas desde embarcación realizando derivas o vadeando desde la costa. Aunque en ocasiones podemos encontrar depredadores en dos escasos palmos de agua, si queremos tener cierta garantía de realizar capturas, optaremos preferiblemente por pescar en aguas de un cierto calado, a partir de los 3 metros de profundidad nuestros resultados mejorarán considerablemente.
    • Desniveles del fondo: Interesante dedicarles unos lances, ya que son lugares muy productivos debido a que en el talud que se forma entre los diversos niveles, existe una gran biomasa que atrae a los peces pasto. Cuando se encuentran a poca profundidad, son territorio de caza de anjovas y palometones, a mayor profundidad, son frecuentados por serviolas, espetones, lampugas, etc.
    • Estructuras fijas o flotantes: el poder de atracción de este tipo de estructuras sobre los peces es grande (especialmente sobre la lampuga) y los motivos son diversos: rompen la monotonía del ambiente aportando diversidad; dan sombra facilitando el camuflaje y muchas veces, tienen adheridas algas e invertebrados en los que se ceban los peces pasto. Muy interesantes de prospectar las mejilloneras, granjas de acuicultura y grandes boyas.
    • Pajareras: en éstas podemos encontrar casi cualquier especie predadora, resultando más habituales, si nos encontramos cerca de la costa: el palometón, la anjova, el espetón y el bonito; y en aguas más profundas: la lampuga, la serviola, la bacoreta, la albacora y el atún rojo. Si nos resulta factible debemos encarar la pajarera a favor del viento, para que éste nos acerque gradualmente a la misma, parando la marcha a cierta distancia a fin de no espantar a los peces. Una vez situados, lanzaremos nuestro señuelo en medio de la actividad o en las inmediaciones de la pajarera.

    EQUIPO NECESARIO
    Si tenemos en cuenta que pasaremos horas y horas lanzando un señuelo pesado, nuestro equipo deberá mantener un equilibrio entre potencia (capaz de pelear grandes animales con garantías) y ligereza (que nos permita lanzar de forma continuada sin acabar con el brazo lesionado), el carbono es un material que cumple perfectamente con estas premisas. Las características de nuestro equipo variarán si pescamos desde costa o embarcados. Si optamos por pescar a surfspinning desde la costa, deberemos emplear una caña más larga, de entre 270 y 330 cms. y de acción semiparabólica, a fin de realizar mayores lanzamientos. Si pescamos desde una embarcación optaremos por una caña de menor longitud, entre 240 y 270 cms., ya que la distancia de lanzamiento no resulta tan determinante y con acción de punta, a fin de clavar firmemente nuestro señuelo.

    La potencia, tanto de uno como de otro modelo de caña ha de ser suficiente para lanzar cómodamente señuelos de hasta 80 grs. de peso y el carrete ha de ser robusto, con un tamaño mínimo (5000 o 6000), de ratio alto o muy alto y cargado con un sedal de buena calidad, a ser posible trenzado, con una resistencia de por lo menos 30 libras si pretendemos pescar peces costeros o de entre 50 y 80 libras, si pretendemos capturar los mayores pelágicos. Un bajo de línea de nilón, de buen diámetro, no resulta indispensable, aunque sí recomendable. Otros elementos importantes son: unos guantes y un gran salabre, gancho o boga grip para cobrar las capturas y unas buenas gafas polarizadas para proteger nuestros ojos.

    skipping_lures4.jpg

    TÉCNICA DE PESCA
    El modo de empleo de este señuelo es muy simple. Tras lanzar, una vez que el artificial toca el agua se recoge a buena velocidad, lo que hace que salte y cabecee en la superficie, imitando a un pez que huye despavorido de un depredador (movimiento muy similar al realizado por una lisa en apuros). Un problema que presenta este tipo de recogida tan alocada, es la dificultad que tienen algunos peces para culminar el ataque con éxito, observando el pescador impotente cómo se repiten las persecuciones una y otra vez sin llegar a materializarse la captura. Para facilitar que el animal se decida a atacar nuestro señuelo durante la persecución, tenemos la opción de pararlo bruscamente, momento en que en numerosas ocasiones sucede el ataque, o bien ralentizar la recogida, lo que resulta también muy eficaz. Si tenemos la suerte de que varios miembros del cardumen se disputen nuestro señuelo, tenemos mucho ganado, ya que los peces en esta situación pierden su natural recelo, tornándose altamente agresivos.

    La distancia de lance es muy importante ya que, habitualmente, los peces predadores persiguen nuestro señuelo durante algunos metros antes de atacarlo y si el recorrido es insuficiente suele darse el caso de que no se decidan, persiguiéndolo hasta la barca y huyendo al percibir el engaño, por este motivo debemos realizar nuestros lanzamientos a la mayor distancia que nos permita nuestro equipo. Una vez somos testigos del ataque, debemos evitar clavar de inmediato, so pena de sacarle al pez el señuelo literalmente de la boca. Resulta preferible hacerlo cuando notamos el peso del animal, es en ese momento cuando tenemos que clavar brusca y firmemente a fin de traspasar sus duras mandíbulas.

    Substituir el anzuelo simple por un triple puede mejorar nuestra efectividad a la hora de clavar, aunque debemos ser conscientes de que un anzuelo triple se dobla más fácilmente que uno simple y por tanto estamos dando cierta ventaja al pez. Si el animal prendido de nuestro artificial es una anjova, debemos tener en cuenta una costumbre muy arraigada en esta especie, la de saltar fuera del agua con la intención de liberarse una vez se encuentra prendida del anzuelo. Si queremos minimizar estos saltos y el riesgo de perder la pieza, nuestra mejor opción pasa por mantener la línea siempre tensa y la caña baja, incluso con la puntera dentro del agua, a fin de cansar y someter a tan bravo rival.

    Muy importante también llevar el freno del carrete bien calibrado, ya que, de lo contrario, en una de las rápidas y sorpresivas carreras con que nos deleitan estas especies tan potentes, podríamos perder la pieza por partirse el sedal, si éste está muy apretado, o ver con impotencia como se nos vacía el carrete, en caso de tener el freno muy suelto. Un término medio a la hora de apretar el freno, que le permita al pez cobrar sedal a demanda, pero con cierta dificultad, para que se canse, será lo ideal.

    skipping_lures1.jpg


    MARCAS Y MODELOS MÁS EFECTIVOS:

    • Roberts lures: Los artificiales de esta marca estadounidense, pionera en la fabricación y venta de este tipo de señuelos, son un auténtico clásico. De eficacia contrastada, son empleados con éxito por infinidad de pescadores del mundo entero (siendo muy conocidos en nuestro país) y han proporcionado innumerables capturas de una gran variedad especies. Sus señuelos más emblemáticos son: el Bounder (49 grs.), el Ranger (63 y 84 grs.), el Whistler (70 grs.) y el Big Shot (112 grs., modelo que por su gran tamaño y elevado peso resulta más adecuado para la pesca tropical), también comercializa un modelo más pequeño, el Peppy (21 grs.), ideal para predadores de mediano tamaño. Muy efectivos, aunque resulta preferible substituir la anilla y anzuelo por otros de mayor calidad ante la posibilidad de perder una gran pieza. Podemos encontrarlos en numerosos comercios y páginas web.
    • Tomahawk de Jubace: señuelo artesanal fabricado en nuestro país por el artesano y pescador Juan Barrera (Jubace), que, en su inquietud por mejorar señuelos clásicos, ha creado el Tomahawk. A través de numerosas modificaciones y pruebas sobre el terreno, ha conseguido aumentar la distancia de lanzamiento respecto a otros modelos y mejorar su acción de pesca, dotándolo de una gran estabilidad sobre el agua durante la recogida y evitando de esta manera los fastidiosos enredos, resultando más fácil de atrapar para los predadores. Sus características le dotan de gran efectividad a la hora de clavar los peces, mejorando notablemente los resultados. Está fabricado en resina ultrarresistente y su interior alberga una varilla de acero inoxidable de máxima calidad. Testado satisfactoriamente con peces de gran tamaño y peso. El Tomahawk , señuelo muy efectivo , se fabrica en 20, 30, 40, 50, 60 y 70 grs. y se puede apreciar en mayor detalle a través de la página web: http://jubacelures.blogspot.com.es/
    • Mutilated de Andrés Herrador: El Mutilated es un señuelo artesanal diseñado y fabricado por Andrés Herrador, prestigioso artesano del señuelo, en colaboración con Raúl Martí, pescador experimentado y muy conocido en las redes sociales. El Mutilated ha sido creado con el objetivo de ofrecer un skipping lure exclusivo y diferenciado del resto, tanto por su apariencia, como por sus características físicas y acción de pesca. Su apariencia hiperrealista imita a la perfección a un pez seccionado por la mitad, (forma de predar habitual en la voraz anjova) y por tanto asemeja una presa muy vulnerable y apetecible. Su forma de gota propicia que, durante la recogida el señuelo suba a la superficie y que al saltar salpique mucha agua y, por tanto, sea fácilmente detectable por los predadores, además está ideado para que, a diferencia de la gran mayoría de señuelos similares, salte fuera del agua al más mínimo tirón. Este señuelo tiene en su interior una varilla de acero inoxidable de una pieza y va montado con anillas Owner de alta calidad y con anzuelo ecológico Owner black chrome. Lo encontramos en tres tamaños y pesos: Mutilated 60 grs. y 12 cms. (Hundimiento lento, ideal para anjovas y palometones), Mutilated 30 grs. y 11 cms. (Hundimiento lento, adecuado para equipos más ligeros) y Mutilated mini 25grs.y 8 cms (Hundido, ideal para pescar en pajareras).
    • El Surface Tension de Line Stretcher: skipping lure de aspecto muy vistoso y que, lanzado con la caña adecuada, alcanza grandes distancias. Está fabricado en plástico sólido ABS de gran impacto y prácticamente indestructible, con un alma de acero inoxidable que atraviesa el cuerpo longitudinalmente. El canal del cuerpo está decorado con una banda reflectante a cada lado, y unos grandes ojos completan sus atributos para atraer a los grandes depredadores. A diferencia de otros señuelos similares, el Surface Tension va equipado con un anzuelo robusto, de alta calidad y preparado para el agua salada. El diseño del cuerpo con el canal central conduce el agua de manera que la cabeza se eleva y la parte trasera se hunde, haciendo que el Surface Tension permanezca más tiempo en la superficie, lo que nos permite una recogida más lenta, cómoda y por tanto más efectiva a la hora de clavar los peces. Disponible en pesos de 21 grs., 35 grs., 57 grs. y 85 grs.

    Autor: Ramon Queralt 

    • Like 1

    User Feedback

    There are no reviews to display.


  • Forum Statistics

    85,469
    Total Topics
    991,361
    Total Posts
  • Gallery Statistics

    1,124
    Images
    276
    Comments
    117
    Albums
  • Member Statistics

    25,911
    Total Members
    4,778
    Most Online
    Juanfran82
    Newest Member
    Juanfran82
    Joined
  • Blog Statistics

    266
    Total Blogs
    335
    Total Entries
  • Temas activos en el foro

  • Temas recien abiertos en el foro

  • Imágenes

  • Blogs más activos

  • Posts

    • Yo tuve un suzuki de 70 que en su dia era el mismo que el 60 y tenia correa de distribucion, habia que cambiarla periodicamente, no recuerdo cada cuanto.
    • Hola todos, Quisiera compartir mi opinión sobre estos carretes. He pescado en playa con los 4 carretes y todos han probado pescados de 600 gramos hasta de 2.5 kilos. Todos los he probado con las misma cañas de 3.96m, todas tubulares de carbono, 2 piezas, con guias Fuji y hechas para cebos de 85-170 gramos (Carolina Cast Pro). No soy un lanzador ni pescador experto pero tampoco novato raso, llevo poco más de dos años en esto y he tenido una clase de lance con un instructor muy experimentado y ya estoy en un nivel donde consigo buenas piezas consistentemente. Es una evaluación después de varias sesiones de pesca pero no a largo plazo por lo que no puedo dar un jucio de durabilidad pues todos los carretes siguen funcionando perfectamente. Espero les sirva la información!   Daiwa Emblem Surf 35 2018: estéticamente muy lindo con un color metálico con acentos rojos, muy suave al recoger, y lanza excelente (bobina de 74 mm de diámetro). Recoge rápidisimo con su proporción 4.9:1 (106cm por vuelta). A pesar de los buenos comentarios que uno escucha de los frenos de Daiwa, el freno me parece demasiado rápido, además el sonido de los clicks no es muy apreciable comparado con los Shimanos, también ya hacia el final de la apretada deja de producir clicks. Dicho esto pienso que el freno de los Ultegras es más preciso y clickea de principio a fin al apretarlo y es mas progresivo. El freno del Daiwa no tiene empaque de protección contra agua/arena pero su diseño tiene una cavidad espaciosa que en teoria ofrece buena protección contra el agua/arena. El guia hilos tiene una ranura ancha y plana, no se si esto afecte la suavidad del recogido o afecte el hilo a largo plazo pues al recoger el hilo tiene más espacio para moverse y por ende tiene más fricción, no tiene la forma en v que tienen el guia hilos de los Shimano que mantiene el hilo siempre centrado. La manivela no es enroscada. El Daiwa tiene Magseal en el rotor y en esto pienso que si le gana a los Shimano Ultegra, ese Magseal es magnífico protegiendo ingreso de agua por el area del rotor y el eje principal. El pomo no me gusta, se siente muy pequeño para mi gusto, pero rota muy bien con su rodamiento ball bearing. En cuanto a peso y tamaño, es un carrete con presencia, es voluminoso y pesadito para mi gusto (620 gramos pesados en mi balanza analítica). En cuanto a los acabados, no me parecieron tan finos comparados con mis Ultegras (Ci4+XSC y XTD), los acabados de las piezas muestran que Shimano tiene unos moldes y procesos de pintura superiores. Daiwa Emblem Surf Light 35 2020: estéticamente idéntico al Daiwa Emblem Surf 2018, color champagne, con acentos metálicos,  muy suave al recoger, y lanza también muy bien. Diferencias con el 2018: la manivela tiene una cavidad en la parte ancha para reducir peso, tiene una proporción de recogida menor 4:1, 88 centímetros lo cual le da en teoría un poco más de torque pero con mis piezas esta diferencia fue difícil de percibir,   tiene unos empaques adicionales en el punto de entrada de la manivela al cuerpo lo cual lo protegue aun más contra el ingreso de arena/agua, el rotor es de aleación de carbono para reducir peso. Por lo demás, tiene todas las mismas carácteristicas que el Emblem Surf 2018. En cuanto a peso (530 gramos) se nota la reducción significativamente aunque sigue siendo un carrete voluminoso y sus acabados son comparables con el Emblem Surf 2018. Shimano Ultegra Ci4+ 5500 XSC: estéticamente mi favorito, con un color metálico con acentos oro, la suavidad de este carrete es también mi favorita, y lanza excelente, con mi técnica mediocre lanza un pelo menos que los Daiwa Emblem Surf (tal vez porque su bobina tiene menor diámetro 63 mm?). Recoge rapidísimo, tan buena es la recogida que en un episodio una Sierra persiguió my aparejo tipo paternoster y cayó! También tiene un torque excelente y preciso al recoger gracias a la rigidez del cuerpo de carbono, manivela enroscada y piñón principal de aleación aluminio-magnesio forjado en frío (Hagane). El freno rápido me encanta, es muy preciso y tiene sus clicks de principio a fin y no es tan repentino como el de los Emblem Surf; el freno tiene además un empaque que lo protege contra ingreso de agua/arena. No tiene Magseal pero tiene X-protect que es un diseño de cavidades en el rotor y el cuerpo que impiden que el agua ingrese, en mi opinión funciona contra salpicadas ligeras pero el otro día estaba haciendo un viento endemoniado con arena y cuando llegué a la casa tuve que desmontar el rotor y encontré que muchos granitos de arena habían entrado, no entraron al cuerpo pero si llegaron hasta la superficie del embrague antireversa, esto no habría ocurrido si el Shimano tuviera la tecnololgía Magseal. El pomo no me gusta, se siente muy pequeño para mi gusto, pero rota muy bien con su rodamiento de plástico; sin embargo, le compré un pomo de un Shimano Stradic que es 100% compatible y trae rodamiento y qué cambio!! me gusta aun más este carrete. En cuanto a peso y tamaño, es una pluma (440 gramos) gracias a su cuerpo y rotor de aleación de poly y carbono, ademas es muy compacto, mucho más pequeño que los Emblem. Los acabados son impecables y superiores a los Daiwa Emblem Surf. Este es my carrete favorito de todos estos que he probado, realmente se siente como una herramienta de precisión, si así es este, no me imagino como sería un Technium! Shimano Ultegra 5500 XTD: este es una versión más económica que el Ci4+ 5500 XSC, estéticamente es idéntico pero es todo negro. Las bobinas son compatibles con el XSC si se transfieren con su araña y tapa correspondiente. Lanza igual que el XSC.  Diferencias con el XSC: piñón principal es aluminio normal, manivela no es enroscada, cuerpo y rotor de grafito XT-7 (menos rígido que el carbono Ci4+), el freno no tiene empaque de protección contra agua/arena y no es tan preciso como el del XSC aunque es superior al de los Daiwa Emblem. Al tener materiales menos rígidos y manivela no enroscada, la diferencia es clara al recoger una pieza, tiene menos torque y más holgura, se siente menos potente. Tiene X-protect igual que el XSC.  Los acabados son impecables y superiores a los Daiwa Emblem Surf.
×
×
  • Create New...