Jump to content

BLACK BASS , TRUCHA , LUCIO , LUCIOPERCA , SIRULO


trucha

Recommended Posts

Black Bass:

http://img217.imageshack.us/img217/2103/basmkm7.jpg

FAMILIA: Centrárquidos.

NOMBRES VULGARES: Castellano: Perca negra y perca americana. Valenciano: Bass.

CARACTERÍSTICAS MORFOLÓGICAS: Pez de aspecto compacto, algo comprimido lateralmente. Boca grande. Aleta dorsal de base larga, con la parte anterior de radios duros y la posterior de radios blandos. Color verde oscuro, oliváceo, pardo o grisáceo por el dorso y blanquecino por la superficie ventral. En los flancos muestra una banda oscura irregular que va desapareciendo con la edad. En su zona original (Norteamérica) puede superar los 80 cms. de longitud y los 6 kgs. de peso, pero en nuestras aguas no suele pasar de los 60 cms. ni los 2 kgs.

COSTUMBRES: Cuando joven es gregario pero conforme crece forma grupos menos numerosos hasta llegar a ser solitario.

El bass es una especie exótica en la Albufera de Valencia. Un ejemplar capturado en una nasa de las utilizadas para la captura de la anguila es observado en un salabre.

ALIMENTACIÓN: Carní­voro. Al principio captura sobre todo insectos y sus larvas pero cuando aumenta de tamaño incorpora a su dieta vertebrados (principalmente peces).

REPRODUCCIÓN: Tiene lugar en primavera y principios de verano. El macho adulto realiza una depresion en el sustrato, a modo de nido, donde cuida la puesta, resultando del desove de varias hembras. Cada una de éstas puede poner, en una sola temporada y según su propio tamaño, un número muy variable de huevos (desde unos centenares a más de 10.000).

HÁBITAT Y DISTRIBUCIÓN: Prefiere aguas estancadas o de corriente débil con abundante vegetación subacuática (embalses, lagos, remansos de rí­os, charcas de los marjales, etc.). Originario de Norteamérica pero introducido en muchas otras zonas. En la Comunidad Valenciana es frecuente en numerosas localidades.

TRUCHA:

CARACTERISTICAS

La trucha común (Salmo trutta o Trutta fario) pertenece a la familia de los salmónidos, que se distinguen de los demás peces de agua dulce, entre otras cosas, por presentar una pequeña aleta dorsal, secundaria y adiposa, más bien oscura y situada cerca de la cola. Este pez se encuentra en casi todos los rí­os de aguas puras y cristalinas, es especial de aguas rápidas y batidas, en alturas superiores a los 700 metros, rí­os que suelen ser de lecho arenoso y pedregoso. También se encuentra en gran número de lagos y lagunas de montaña.

La trucha presenta una cabeza fuerte y un cuerpo bastante esbelto y de bonita lí­nea. El maxilar inferior es muy prominente y cubre con creces el superior, los dos provistos de agudos dientes. Posee una poco prolongada pero prominente aleta dorsal, a la que sigue, muy retrasada, la pequeña aleta adiposa caracterí­stica; dos potentes aletas branquiales y otras dos pectorales, que le facilitan sostenerse en las corrientes rápidas; una larga aleta anal y, por último, una fuerte cola que le permite dar saltos de hasta dos metros. Sus escamas son pequeñas, y la coloración muy brillante, especialmente en los flancos; varí­a según las aguas, con tonalidades que van desde el pardo oscuro a un gris claro, salpicado de pintas rojas y negras. El color de la carne es blanco o algo rosado, según los elementos que predominen en su régimen alimenticio.

Existe también en la mayorí­a de los rí­os españoles la llamada trucha arco iris (Salmo iredeus o Salmo gairdneri), oriunda de la región del rí­o Sacramento, en Estados Unidos, que fue importada a Europa hacia el año 1.890 y que se ha aclimatado a la perfección en la mayorí­a de los sitios, pero especialmente en embalses y aguas arriba de los mismos, ya que si no encuentra obstáculos huye hacia el mar. Es más rústica que la común y soporta aguas algo más calidad y menos oxigenadas que aquélla; soliendo alcanzar incluso, mayor tamaño que nuestra trucha indí­gena, y siendo tanto o más prolí­fica. Se distingue por su bella y brillante coloración irisada, de ahí­ su nombre.

Los rí­os ideales para la trucha común son, en especial, los de alta montaña, de aguas limpias, transparentes y muy frescas, de corriente rápida y tumultuosa, con pequeñas cascadas y rápidos, alternando con pozos y tablas. La temperatura ideal del agua es aquélla cuyo máximo oscila entre los 13 y 15 grados, que en la trucha arco iris puede llegar hasta los 18 grados.

LA FREZA

Los lugares de crí­a -de freza, más propiamente hablando- son aquéllos de aguas no muy rápidas, poco profundos y de fondo arenoso, llamados frezaderos. En estos sitios, la trucha excava un pequeño surco en el que la hembra va depositando los huevos, ayudándose con una fricción de su vientre contra el fondo. El número de huevos de cada puesta oscila entre 200 y 2.000, dependiendo del tamaño de la trucha. Una vez hecha la puesta, el macho fecunda los huevos, segregando el semen que esparce por encima de ellos. La ligera corriente de los lugares elegidos hace que las aguas sólo arrastren los huevos infecundos, que son aquéllos que alcanzan menor peso. Los huevos fecundados permanecen en el fondo y son recubiertos por una pequeña capa de arena.

Cuando la trucha se halla en perí­odo de freza pierde el apetito y se limita a comer lo estrictamente necesario para su sustento. Pero, en cambio, ataca entonces con verdadera fiereza las cucharillas y devones, no por hambre sino para destruir y ahuyentar lo que ella cree que son insectos o pececillos que vienen a comerse sus huevecillos. La mueve, pues, un instinto maternal de defensa. También los furtivos ocasionan entonces, grandes estragos con sus redes, porque la trucha ve disminuidas sus facultades de autodefensa, embargada por la tarea reproductora y no huye, por lo que se la coge fácilmente en esos lugares de poco fondo. Conviene reforzar en tal época, la vigilancia del rí­o y muy especialmente, los frezaderos.

Una vez realizada la puesta y la fecundación, los huevos permanecen tres semanas entre la arena gruesa del lecho del rí­o, y durante este tiempo tiene lugar el desarrollo del embrión, naciendo, seguidamente las pequeñas truchas que reciben el nombre de alevines. Los alevines eligen lugares soleados, de poco fondo y corriente muy suave, y permanecen en ellos durante el invierno, hasta que al llegar la primavera inician un rápido desarrollo.

Cuando comienza la época de freza, la trucha se desplaza rí­o arriba, remontando las corrientes hasta que encuentra un lugar apropiado para el deshove. Es como un prolongado éxodo que, generalmente, comienza en Diciembre y termina a finales de Febrero. No obstante, la freza puede adelantarse o atrasarse según las condiciones de las distintas aguas, y también, para un mismo sitio, según sean las variaciones climatológicas en relación de unos años con otros. Si el invierno ha ido muy frí­o, la freza se retrasa, pero cuando se presenta benigno, entonces, se adelanta. En las lagunas de alta montaña, cuya superficie permanece helada durante todo el invierno, el retraso puede ser bastante acentuado, hasta Marzo o Abril.

COMPORTAMIENTO

Para poder pescar la trucha con fortuna, interesa mucho al pescador conocer lo mejor posible sus instintos y costumbres, sus sentidos y sus reacciones. Los éxitos, a veces espectaculares, de muchos pescadores locales, se deben, junto con el dominio del empleo de cebos, que se conocen "al dedillo" tales cuestiones y pueden anticipar , las más de las veces, cómo actuará el pez. Conviene, en especial, considerar su voracidad, su visión, su comida habitual y los lugares que elige como escondite o refugio de descanso y como puesto de caza.

LA VORACIDAD

Una de las caracterí­sticas más acusadas de la trucha es su voracidad. Esta es tan grande que la trucha parece insaciable; yo dirí­a que es una glotona empedernida. Esto la lleva al cebo de una manera que parece irresistible, hasta de que en algunas circunstancias parece que desprecia el peligro y se va a él de una forma ciega, temeraria, suicida, como si le abandonase en ese momento su instinto de conservación, que demuestra tener tan desarrollado en la mayorí­a de las ocasiones. Es cuando se consiguen esas pescas abundantes que suelen coincidir con una gran eclosión de larvas acuáticas que se metamorfosean masivamente en insectos alados. Desgraciadamente (por suerte para la trucha) tales dí­as son los menos y la mayorí­a de las veces su apetito queda frenado por su astucia y por su natural recelo. Si fuera así­, ciertamente, se terminarí­a pronto con ellas por causa de su excesivo apetito, que las lleva incluso, a devorarse entre ellas mismas.

Una trucha grande, de 2 Kg. de peso, por ejemplo, causa un daño inmenso en el rí­o, mucho más que el mejor pescador en su dí­a de suerte. Cierto que su capacidad reproductora es también grande, pero creo que es mayor el daño que hace.

He visto varias veces como las truchas grandes persiguen a las pequeñas; he capturado bastantes truchas grandes en cuyo estómago he encontrado 2 ó 3 truchitas recién engullidas, y que se habí­an ido todaví­a detrás del devón, la cucharilla u otro señuelo o cebo cualquiera.

También he tenido oportunidad y fortuna de capturar algunas truchas grandes a lombriz, con ocasión de grandes crecidas, junto a las presas de riego o acequias que vienen cargadas de lombrices en esas circunstancias, y al apretarlas un poco con la mano han arrojado por la boca tal cantidad de lombrices que parece increí­ble que con ellas en su estómago todaví­a entraran a la que yo les habí­a ofrecido como cebo.

Estos y otros muchos detalles que serí­a prolijo enumerar, nos demuestran con toda claridad la extremada voracidad de la trucha.

LA VISION

La vista de la trucha es extraordinaria. Puede decirse que es su mayor defensa. Ve al pescador a una gran distancia, y su visión no sólo es frontal sino también lateral. El pescador ha de tener mucho cuidado en que la trucha no le vea, porque una vez le haya visto, aunque ésta no se esconda, resultará inútil lanzarle cualquier cebo; ni ante el más atractivo reacciona. Así­ pues, el pescador ha de procurar sorprenderla sin ser visto, aprovechando la ocultación que le brindan los arbustos de la orilla del rí­o. En las zonas despejadas procurará siempre pescar rí­o arriba, pues la trucha se sitúa de cara a la corriente esperando los cebos que arrastra el í­mpetu de las aguas. Es imprudente ponerse a pescar de cara a ellas, como hacen bastantes pescadores, generalmente novatos, que muchas veces pueden verse situados sobre un puente o sobre un petril u otro lugar prominente, dando cara a las truchas y aporreando -no se puede decir otra cosa- incesantemente el rí­o. Así­ ni en todo el dí­a se puede coger una sola trucha por muy buenos cebos que se empleen.

Por la misma razón, es contraproducente bajar pescando por dentro del rí­o. Esto se suele hacer en verano. Así­ no se pesca, así­ se espantan las truchas. Diremos de paso que ni remontando la corriente cuando el rí­o lleva poco caudal conviene ir pisoteando el lecho del mismo; así­ el que va detrás es casi imposible que pueda pescar. Serí­a de desear que la Ley de Pesca prohibiera pescar de tal forma; esto serí­a ayudar al pescador consciente y proteger la fauna piscí­cola. En Marzo, cuando se levanta la veda, son muchos los pescadores que pisotean los frezaderos donde la trucha ha desovado; el daño que se causa es muy grande, aplastando con los pies a cientos de futuros alevines. Si una cucharilla o una cuerda de pluma se ha trabado en el rí­o y se la puede sacar, se hará con sumo cuidado, pisando por donde menos daño se haga; esto es lo correcto y es de sentido común, pero lo que no se debe hacer es pisotear el lecho del rí­o sin ton ni son, eso es malo para todos.

También se debe evitar andar con insistencia y ostensiblemente por la orilla; la trucha ve con facilidad y se predispone en contra. Es verdad que en rí­os profundos, con grandes masas de agua, la trucha ve peor, pero aún así­ se ha de tener cuidado. Los buenos pescadores cuando van al rí­o prefieren ir solos, huyen de la compañí­a y gustan de la soledad, buscándola siempre que pueden. Esto es debido a que nadie como ellos conoce la capacidad visual de la trucha, y además de saberse mover con sigilo, visten prendas de tonos neutros u oscuros, para procurar ser vistos lo menos posible.

LA COMIDA HABITUAL

Todo insecto, gusano, larva acuática o mosquito que haya en el rí­o, forma parte de la dieta alimenticia de la trucha. Esta no come siempre lo mismo; hay temporadas que toma unos cebos con preferencia a otros. También conviene tener en cuenta que hay que presentar el cebo procurando herirlo lo menos posible, para que esté muy vivo, y llevarlo por el agua dando la sensación, lo más posible, de que se mueve naturalmente por el rí­o, de la misma manera que lo hace cuando está libre; un movimiento extraño en el cebo es lo bastante para que la trucha no entre a él y lo desdeñe.

LA POSICION

Es importante conocer con toda exactitud la posición o apostadero de la trucha en el rí­o, sus puestos de caza y de refugio o descanso. La experiencia del pescador le dirá dónde está la trucha y cómo espera el cebo, y esto aunque no la vea. Así­ sabe dónde y cuándo va a atacar, lo que le pone en aviso para llevar más tensada la lí­nea y poder tirar con más rapidez y eficacia.

En los meses de Marzo y Abril los rí­os suelen venir bastante crecidos. La trucha, aún no repuesta de la freza, no tiene fuerzas para remontar la corriente impetuosa y se queda más bien en los remansos y tabladas, donde se resguarda de las grandes crecidas. Encontraremos entonces, a la trucha bajo los saltos de agua o donde ésta forme un pequeño remanso detrás de cualquier obstáculo de piedras, troncos, pilastras o muros.

Más tarde, cuando los rí­os disminuyen algo de su caudal, aunque todaví­a vienen llenos; en Mayo por ejemplo y desde luego a partir de esa época, la trucha remonta ya la corriente y podemos pescarla muy bien en la misma.

En verano, con el estiaje, la trucha se encuentra con preferencia en el centro del rí­o, donde la corriente es más impetuosa, y entre los hervideros, pues en tales sitios las aguas son más frescas y oxigenadas. También se sitúa en pozos profundos, donde le es más fácil librarse de sus enemigos los pescadores. Todo lo que puede servir a la trucha para esconderse, lo aprovecha para pasar más desapercibida; entre las rocas y entre las grandes piedras, hierbas acuáticas o raí­ces de los árboles de los márgenes del rí­o. Estos escondites son sus puestos preferidos para reposar cuando no está cazando. Una vez que siente hambre abandona el lugar de reposo y se traslada a un puesto apropiado para el acecho, esperando pacientemente allí­ a sus presas. Este lugar de acecho o puesto de caza, se encuentra casi siempre muy cerca del lugar de reposo.

Las truchas más grandes señorean los mejores lugares del rí­o, y a su alrededor se encuentran otras más débiles. Cuando una trucha grande es capturada por un pescador, rápidamente es sustituida por otra de las que le siguen en tamaño.

EL MISTERIOSO CIRCULO DE SNELL

Al hablar del campo visual de la trucha debemos distinguir dos conceptos fundamentales. La ventana y el espejo.

La ventana es un cono de visión con vértice en los ojos de la trucha través del cual el pez percibe la realidad de la superficie. El espejo es todo lo que queda fuera de la ventana, donde se refleja el fondo del rí­o y a través del cual el pez no puede ver nada. Pues bien, el Circulo de Snell es el marco de la ventana. Apenas de 3 centí­metros de grosor, es un aro que por cuestiones ópticas es iridiscente y posee todos los colores del espectro.

Solo cuando la mosca se encuentra en ese marco puede ser percibida por la trucha con todos sus colores. Una vez que la mosca entra en la ventana, empieza a tomar colores pardos y oscuros contra el fondo claro del cielo.

Muchas veces la trucha mantiene a la mosca a una distancia exacta durante un tiempo al observarla, desplazándose con ella. De esta manera logra mantener la mosca dentro del circulo y darse tiempo a inspeccionarla. Si una trucha hace esto y rechaza la mosca, está claro que el color de la misma no le convenció. Si por el contrario la rechaza dentro de la ventana, sabremos que el color no es importante.

LUCIO:

http://img20.imageshack.us/img20/1024/lucio1gt5.jpg

* Familia: exocidos.

* Caracterí­sticas:

o Cuerpo delgado, con una boca grande y aplanada con poderosos dientes. Posee dos aletas dorsales y otras dos en la parte ventral que hacen que sus movimientos no puedan ser tan rápidos como los de otras especies.

o Tamaño: puede llegar a sobrepasar el metro de longitud, alcanzando un peso de dice a quince kilos.

o Es una especie muy sensible a la contaminación.

* Alimentación: el lucio ataca y debora prácticamente todo lo que se encuentre en movimiento. De hecho se le considera como un "limpiador de rí­os" puesro que come todos los animales enfermos, detritos, etc que navegan por sus aguas.

* Localización: el lucio tiende a esconderse en lugares con grandes rocas o donde la erosión del agua ha formado cuevas, en las que se adentra para esconderse. Las zonas de agua estancada y pantanosas son las preferidas por esta especie.

* Talla mí­nima exigida: 42 centí­metros.

* Forma de pesca:

o Pesca al lanzado con pez muerto:

+ Caña: las más adecuadas son las fabricadas en carbono, de una longitud no superior a los 3 metros ni inferior a los dos metros y medio. Debe ser ligera, para que nos permita realizar lances largos.

+ Carrete: con capacidad para 150 metros y ligero.

+ Cebo: pez muerto, que deberá estar perfectamente fresco.

+ Anzuelo: en función del cebo.

+ Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: salidas de las zonas muertas y contracorrientes, principalmente debajo de los puentes.

+ Época de pesca: desde septiembre hasta marzo.

+ Para que este tipo de pesca de buenos resultados el lance deberá ser largo y la forma de recoger lenta, haciendo subir y bajar el cebo aprovechando para ello las corrientes cuyo movimiento hace que el cebo adquiera dinamismo. Es conveniente que de vez en cuando el cebo baje al fondo.

o Pesca con cucharilla:

+ Caña: deberemos decantarnos por una caña de lanzado ligero, de menos de 3 metros de longitud.

+ Carrete: de tambor fijo, tipo medio.

+ Cebo: cuchara compuesta, que podrá ser ondulante o giratoria, con montura para pez muerto.

+ Anzuelo: el de la cucharilla.

+ Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: en rocas emergentes y en zonas posteriores a vegetación sumergida.

+ Época de pesca: desde el mes de septiembre hasta de el abril.

+ Este tipo de pesca es adecuado para practicar en zonas con vegetación, ya que la posición del cebo evitará que el anzuelo quede atrapado en ramas y demás.

o Pesca con cangrejo:

+ Caña: debe ser ligera y enormemente flexible, con una longitud no superior a los cuatro metros. Son muy adecuadas las fabricadas en Kevlar.

+ Carrete: de tambor fijo, tipo medio.

+ Cebo: cangrejo americano.

+ Anzuelo: dependerá del tamaño del cangrejo, siendo los más adecuados los que van del número 0 al 3.

+ Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: zonas profundas, zonas con vegatación abundante y grandes fondos a pie de presas.

+ Época de pesca: desde julio hasta noviembre.

+ Esta técnica puede practicarse con o sin flotador. Si lo hacemos sin él deberemos lanzar y recoger a pequeños tirones. Debemos procurar que el cangrejo no se adentre en zonas de vegetación abundante de donde será enormemente difí­cil extraerlo.

o Pesca con mosca:

+ Caña: debe ser ligera (tipo pesca del salmón).

+ Carrete: con capacidad para 100 metros, también debe ser del tipo utilizado para la pesca del salmón.

+ Cebo: mosca ahogada.

+ Anzuelo: el propio de la mosca.

+ Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: orillas con piedras y vegetación; en los casos en los que el exista gran profundidad es conveniente pescar a fondo.

+ Épocas de pesca: meses de marzo, abril y mayo.

o Pesca con pez artificial:

+ Caña: las más adecuadas son las fabricadas en carbono 90%.

+ Carrete: tambor fijo, tipo medio

+ Cebo: pez artificial o rapala.

+ Anzuelo: los de el cebo artificial que utilicemos.

+ Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: alrededores de los lugares en los que exista vegetación y principalmente las orillas. Es conveniente pescar por dentro del rí­o (sin olvidarnos de las necesarias botas de aguas).

+ Época de pesca: desde septiembre hasta abril.

+ Los peces artificiales funcionan como buen cebo ya que se mueven mucho lo cual despertará el interés del lucio, cuyas cualidades como depredador le llevan a ataquar a cualquier cosa que vea moviéndose.

+ La recuperación debe hacerse siempre de forma muy lenta, incluso haciendo tiempos de parada.

o Pesca con rana:

+ Caña: telescópica, de entre 4 y 5 metros.

+ Carrete: medio.

+ Cebo: rana viva, pero de un tamaño pequeño.

+ Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: evitaremos en lo posible las zonas con mucha vegetación que pueden hacer que perdamos la rana. Las zonas de corrientes suaves o de poca pendiente pueden darnos buenos resultados.

+ La rana es un gran cebo para el lucio, a lo que se suma el hecho de que es enormemente resistente, si bien no debemos olvidar sacarla de vez en cuando del agua (ya que la rana, como anfibio, no es capaz de respirar dentro del agua).

* Consejos útiles:

o Los mejores momentos para la pesca del lucio son aquellos en los que la luz del sol es más intensa. En los dí­as de viento este pez no saldrá de su guarida, si bien la lluvia o la nieve no le afectan negativamente.

o Si obtenemos buenos resultados en un puesto determinado, es conveniente volver al mismo, casi con total seguridad obtendremos nuevas capturas ya que nuevos lucios vendrán a ocupar los lugares dejados.

o Deberemos tomar máximas precauciones, ya que se trata de una especie muy asustadiza, que huirá al mí­nimo ruido que perciba.

LUCIOPERCA:

http://img413.imageshack.us/img413/4981/lu...ciopercazv0.jpg

Son pocos los años de presencia de la Lucioperca en nuestras aguas, por lo que no se puede hablar todaví­a del desarrollo de unas técnicas y equipos concretos para su pesca.

Odiada por muchos, debido a su instinto depredador, no son pocas las zonas de Europa en las que ha sido introducida, acabando con las especies nativas.

FAMILIA: Percidos.

ALIMENTACIÓN: La Lucioperca es reconocida como uno de los grandes depredadores actuales.

LOCALIZACIÓN: Lo primero que debemos saber sobre la Lucioperca es que "odia" la luz; en consecuencia se localiza habitualmente en las capas más profundas, donde no llega la luz solar.

Gusta de los lagos, embalses y rí­os tranquilos.

CARACTERÍSTICAS:

* De cuerpo largo y delgado.

* Color verdoso, con lí­neas transversales en tonalidad negra.

* Se han censado ejemplares de hasta 130 cm. y 15 kg. de peso, si bien la medida estándar es de unos 50 cm. y el peso de unos 3 ó 4 kilos.

* Boca grande provista de fuertes y numerosos dientes.

* Como suele ser normal en los grandes depredadores, suele ir sólo o en grupos muy reducidos.

FORMAS DE PESCA:

* Equipo: como ya hemos dicho, no encontraremos en el mercado un equipo especialmente pensado para la pesca de la Lucioperca. Convendrá decantarse, consecuentemente, por equipos de similares caracterí­sticas a los que utilizarí­amos para pescar Lucio; siempre teniendo en cuenta que esta especie puede llegar a alcanzar grandes tamaños y a ejercer una enorme presión a la hora de su captura.

La resistencia es, por tanto, el factor más importante a considerar.

* Cebos: Si tenemos en cuenta que la mayor parte del tiempo la Lucioperca la pasa en los grandes fondos, deberemos optar siempre por la búsqueda de cebos que sean capaces de alcanzar estas profundidades. Un buen cebo es el pez artificial, entre la gran variedad que podremos encontrar en el mercado, elegiremos Rapalas que trabajen bien en los fondos, buen ejemplo de esto son los modelos:

o Shad Rap Profundidad.

o Deep Husky Jerk Profundidad.

o Fat Rap.

o Magnum Sumergible.

Igualmente fructí­fera puede resultar la pesca con vinilos, para lo cual deberemos decantarnos por los que ofrezcan mayor movilidad.

La pesca más practicada para la Lucioperca es al Lance

CONSEJOS DE PESCA

* Como ya hemos dicho, esta especie huye siempre de la luz solar, por lo que resulta obvio pensar que los dí­as más adecuados para su pesca serán aquellos que se presenten nublados.

SIRULO:

http://img20.imageshack.us/img20/3918/silurosk6.jpg

FAMILIA: Cóngridos

TAMAÑO MÍNIMA:60 cm

ALIMENTACIÓN:

Peces y Crustáceos

El Siluro es un animal proveniente de Europa Central, considerado como el gran gigante de los peces que habitan en las aguas dulces peninsulares, fue introducido ilegalmente en nuestro paí­s por un pescador alemán hace ya 27 años en las aguas de Mequinenza (desembocadura de los rí­os Segre y Cinca al Ebro). Hoy por hoy los ejemplares que podemos encontrar en nuestra geografí­a alcanzan tamaños más que deseables. A pesar de su aspecto desagradable, presenta una de las carnes más sabrosas de cuantas podamos conseguir.

LOCALIZACIÓN:

El Siluro es un habitante más de los tramos bajos de rí­os caudalosos y de los grandes lagos de fondos fangosos. También podemos encontrarlo adentrándose en las aguas salobres de las desembocaduras.

CARACTERÍSTICAS:

* Pez alargado, comprimido lateralmente

* Cuenta con dos aletas laterales pequeñas y una anal muy alargada.

* Sin escamas (cuerpo desnudo).

* Boca pequeña y ancha.

* Color: lomo oscuro y flancos claros.

* Tamaño: la longitud media de esta especie se calcula entre los 120-140 centí­metros, si bien los ejemplares que superan los 2 metros ya han dejado de ser algo excepcional. Además todos habremos oí­do hablar del ejemplar capturado en el Dnieper con red, que alcanzó 5 metros y 306 kilos.

ALIMENTACIÓN:

Esta especie está considerada como uno de los mayores predadores de cuantos habitan en Europa. Su gran talla le permite devorar a todo aquel ciprí­nido que comparta con él su hábitat: cangrejos, batracios, crí­as de anátidas, ratas de agua... La época en la que muestra mayor voracidad es durante la primavera.

Alburno: http://img20.imageshack.us/img20/6936/alburnoqz3.jpg

Carpa: http://img20.imageshack.us/img20/3101/carpamc2.jpg

Edited by trucha
Link to comment
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Create New...